Delegado de Protección de Datos2018-08-24T09:04:35+00:00

DELEGADO DE PROTECCIÓN DE DATOS

El Delegado de Protección de Datos es una figura regulada en los artí­culos 37 a 39 del Reglamento y que será obligatoria en los siguientes casos:

CONTENIDO DEL SERVICIO

¿Cuándo se debe contratar un Delegado de Protección de Datos?

  • Si el tratamiento lo lleva a cabo una autoridad u organismo público, excepto los tribunales que actúen en ejercicio de su función judicial.
  • Cuando las actividades principales del responsable o del encargado consistan en operaciones de tratamiento que, en razón de su naturaleza, alcance y/o fines, requieran una observación habitual y sistemática de interesados a gran escala.
  • Cuando las actividades principales del responsable o del encargado consistan en el tratamiento a gran escala de categorías especiales de datos personales con arreglo al artículo 9 y de datos relativos a condenas e infracciones penales a que se refiere el artículo 10 del Reglamento.

¿Qué es un Delegado de Protección de Datos?

El Delegado de Protección de Datos o, (DPD), es una nueva figura, especialista en derecho de protección de datos, que se crea al lado de las figuras del responsable y del encargado del tratamiento de los datos.

¿Qué hace un Delegado de Protección de Datos?

El Delegado de Protección de Datos tiene, como mí­nimo, las siguientes funciones:

  • Informar y asesorar a los responsables y encargados del tratamiento de datos personales (y a sus empleados) de las obligaciones que tienen, derivadas tanto de la legislación europea como de la española.
  • Supervisar el cumplimiento de dicha legislación y de la polí­tica de protección de datos de una Administración Pública, empresa o entidad privada: asignación de responsabilidades, concienciación y formación del personal, auditorí­as, etc.
  • Ofrecer el asesoramiento que se le solicite para hacer la evaluación de impacto de un tratamiento de datos personales, cuando entrañe un alto riesgo para los derechos y libertades de las personas fí­sicas, y supervisar luego su aplicación.
  • Cooperar con las autoridades de control (Agencias de Protección de Datos)
  • Actuar como punto de contacto de las autoridades de control para cualquier consulta sobre el tratamiento de datos personales; especialmente, la consulta previa obligatoria en los casos en los que el tratamiento entrañe un alto riesgo.

SIEMPRE OFRECEMOS UN SERVICIO Y PRECIO PERSONALIZADO

CONTACTA CON UN EXPERTO